09 de Marzo, 2017
Testimonio Manuel Diez

“Manuel Diez es un hombre alto, delgado y sereno. Nacido en España, en un pueblo de La Rioja, Ortigosa de Cameros, llegó a Chile con sus padres (Marcelino Diez y Gregoria Alvarez), a los dieciocho años. Hoy tiene setenta y cinco. En cincuenta y siete años ha forjado una familia de cuatro hijos, siete nietos y una actividad empresarial en el rubro de vinos y licores, Supemercados Diez, que es toda una tradición en Santiago. Pero por sobre todas las cosas ha aprendido a vivir y agradecer, en conjunto con un equipo de gente, algunos de los cuales lo acompañan desde sus inicios, en 1957. Hombre de fe, afable, querido, respetado y de reflexiones precisas y profundas. Esta es parte de su historia”
Imprimir

Para mí la vida es un sueño, lo dice mientras prepara un café que me ha ofrecido unos minutos antes. Se escuchan las campanas de la iglesia de Pedro de Valdivia Norte y el sonido de los pájaros que en abundancia desafían la vida, en una antigua plaza de calle Padre Letelier en la zona tradicional y cambiada de Pedro de Valdivia Norte, el barrio de toda su vida, cuando compró un almacén que con los años se transformaría en un punto de encuentro obligado para quienes desean vinos y licores de calidad a precios muy razonables. ¿Sabes cuál es la mejor marca de vino? La que te tomas con un amigo. Y deja las palabras flotando para interpretar la amistad como un rito profundo y respetuoso.

Estamos en el segundo piso de un departamento transformado en oficina. Su escritorio tiene el cobijo de tres muros en los cuales hay parte de su historia y de su fidelidad. Allí está la foto de parte de su pueblo, la imagen de Jesucristo (“ser fiel continuador de mi obra”), de San Juan Pablo II, de la madre Teresa de Calcula y de varios retratos de familia que lo abrazaran silenciosamente a través de los años. Y también un cuadro que, entre otras cosas dice: Si quieres ser grande, vive con humildad; ser rico, vive pobremente; ser justo, vive con caridad …

Las ventanas están abiertas, el día de comienzos de enero es soleado y caluroso y al mediodía se escuchan las campanas de la iglesia que anuncian la canción católica y popular “venid y vamos todos con flores a María”. Manuel se regocija. Es muy lindo, es muy lindo con la vista en la copa de los árboles, mirando desde un segundo piso hacia una iglesia que está cercana pero invisible.

Cuatro reflexiones
A mis setenta y cinco años tengo cuatro reflexiones para compartir. La vida es un misterio, es un sueño, es para vivirla y no entenderla y solo sé que vengo de él y vuelvo a él.Así, simple, directo y profundo.

No conozco a nadie que interprete tan bien el misterio de la vida. Luego es un sueño porque parece que todo fue ayer y la vida pasó. Pienso que la vida hay que vivirla y no entenderla, porque si nos hacemos preguntas hay muchas sin respuestas. Lo que sí tengo claro y sé es que así como un día vine de él, vuelvo a él.

Un día no hace muchos años pensaba en la creación a través del amor de un hombre y una mujer y me di cuenta que ahí está la mamo del Espíritu Santo, de Dios en la creación. Y después nos vamos desarrollando y creciendo con fuerza. Luego ya ves tus años cómo todo se va desgastando y aunque no quieras tienes que pensar que un día te llamarán. ¿Preparado para la muerte? Me estoy preparando cada vez más. Alimentando más el alma y el espíritu, aunque quizá nadie está preparado para eso. Si me dan pena o tristeza los que quedan. Yo me siento contento y agradecido de Dios con la vida que me ha tocado vivir, porque si bien Dios es el dueño de la baraja y echa las cartas al aire, y a todos nos tocan distintas, haciendo un inventario estoy muy agradecido.

Fuente: Comunicaciones Comunicaciones Cuaresma de Fraternidad

Documentos
- Testimonio Manuel Diez - Revisa la entrevista completa aquí (PDF)
 

Videos
- Video Testimonio



 
NOTICIAS  |  CUARESMA EN TU COMUNIDAD  |  PROTAGONISTAS  |  IMÁGENES DESTACADAS  |  VIDEOS  |  MATERIAL DE CAMPAÑA
Dirección: Echaurren 4, Piso 7, Santiago de Chile
Teléfonos: (56) 229 23 0400 - Fax: (56) 226 96 6080 - Mail: comunicacion@caritaschile.org