20 de Febrero, 2017
Testimonio Héctor Noguera

Héctor Noguera, 79 años, es un adulto mayor en plena actividad. Actor de teatro, televisión y cine, director y emprendedor permanente. Es un hombre vital. Uno de los íconos del teatro chileno contemporáneo. Un hombre conocido, popularmente atractivo. Dependiendo de las épocas, asediado, especialmente por las mujeres que ven en él a un hombre “mino” que se mantiene siempre joven. Premiado en festivales internacionales (Biarritz, Montecarlo y La Habana por su rol en la película uruguaya “Mr. Kaplán”) y en Chile hasta alcanzar en el 2015 el Premio Nacional de Artes de la Representación y Audiovisuales en Chile. A continuación, algunos pasajes de su historia.
Imprimir

Cuando conversamos, a fines de noviembre de 2016, Héctor aún caminaba con cierta rigidez. Ahora ha pasado un año desde que se cayó de un caballo, “en realidad el caballo se tropezó y caí con él. Pero todo el mundo piensa ¿cómo es posible que un señor de esta edad ande a caballo? Y yo lo he hecho siempre. El accidente le podía pasar a cualquier, no tiene que ver con la edad.”

Que bien te ves
Uno es mayor porque la gente te ve mayor. Estamos en la edad del “que bien te ves”. Como dice el sacerdote Fernando Montes hay tres edades: niñez, adultez y que bien te ves. Si no fuera por alguna enfermedad que te impida desarrollar las actividades que te gusta hacer, no te das cuenta del paso del tiempo, sobre todo cuando tienes proyectos. En mi caso, mientras más edad, he asumido proyectos de largo plazo. Antes era la próxima película, la obra de teatro, pero ahora es diferente. Después de los sesenta años, emprendí el proyecto del Teatro Camino (sala ubicada en la Comunidad Ecológica de Peñalolén) o de la Facultad de Artes de la Universidad Mayor (Decano, con carreras en teatro, cine, diseño y animación digital). Pareciera que con el paso del tiempo tendemos a ampliar los márgenes, aun cuando sabes que el margen es más corto.
Quizá para Héctor sea un desafío para prolongar la vida, para alejar la frontera de la existencia y poner en jaque al destino. ¿Quién podría desear la muerte o solo el retiro cuando está desarrollando proyectos que lo revitalizan constantemente? Más bien todo contrario.

Nuestra conversación se da en una sala de reuniones, en el Teatro de la Universidad Católica, en el remozado y tradicional barrio de la Plaza Ñuñoa. Héctor es un buen y reflexivo conversador, siempre como si estuviera recordando algo. Hace una pausa y dice. A los jóvenes les quedan tantos años por delante, pero en un momento pensé: tienen tan pocos años por detrás. En cambio, en mi caso, lo valioso es que cada vez tengo más vida, cada día veo un camino para atrás que es más largo. En 2017 cumplo ochenta años y tendré aún más vida.

La sociedad te considera viejo
La gente te ayuda a pararte o a sentarte. La gente se asusta porque piensa que no podrás hacerlo. Y te cuida más que antes. Cuando uno se agacha, por ejemplo, hay personas que de inmediato te ofrecen ayuda porque creen que no te podrás levantar. A veces me incomoda un poco. Preferiría que mis años pasaran desapercibidos. Sería mejor. Como cuando estás en una clínica u hospital y llega una enfermera y te dice ¡buenos días abuelito ¿cómo amaneció …? Claro que soy abuelo. Pero no me lo diga porque eso implica ubicarte en una categoría, sin conocerte.

Hay un silencio. Y luego retoma. En el campo del arte es menos sensible que en otras disciplinas. Si eres deportista, a los treinta años ya eres viejo, o en medicina probablemente hay ciertos límites, pero en el arte podemos seguir haciéndolo hasta el último día. No existe esa limitación de no poder seguir. Al contrario, en muchos sentidos a veces se hace mejor. Además, no le quito el puesto a otros porque hago papeles de mi edad.

Fuente: Comunicaciones Cuaresma de Fraternidad

Documentos
- Testimonio Héctor Noguera - Revisa la entrevista completa aquí (PDF)
 

Videos
- Ver Video



 
NOTICIAS  |  CUARESMA EN TU COMUNIDAD  |  PROTAGONISTAS  |  IMÁGENES DESTACADAS  |  VIDEOS  |  MATERIAL DE CAMPAÑA
Dirección: Echaurren 4, Piso 7, Santiago de Chile
Teléfonos: (56) 229 23 0400 - Fax: (56) 226 96 6080 - Mail: comunicacion@caritaschile.org