13 de Febrero, 2017
Testimonio Karoline Mayer

Misionera del amor. Ese es el secreto.
Imprimir

Esta es la breve historia de una religiosa alemana que quizá haya descubierto su vocación a los cuatro años de vida, pero que desde los once se convenció. Nacida en plena segunda guerra, con el paso de los años consolidó sus convicciones de misionera. Aun cuando se preparó para viajar a India o China, su destino fue el Chile de los años sesenta. Tenía la necesidad hasta hoy de seguir las enseñanzas de Jesús. De vivir y compartir con los más débiles y postergados de la sociedad. Su obra ha trascendido generaciones y estratos sociales. Educación, salud, trabajo para jóvenes, asistencia para atender la discapacidad, gente en situación de calle, adictos y adultos mayores han estado en el centro de sus preocupaciones. Creadora, lúcida, perseverante y con la fuerza de sus convicciones más absolutas, Karoline Mayer es un torbellino de energía y proyectos a través de la Fundación Cristo Vive, con presencia en Chile, Bolivia y Perú. Formadora de comunidades de base, defensora de la dignidad, mujer de carácter, chilena por gracia, su mirada trasciende fronteras y se detiene para compartir con los seres humanos sus necesidades más profundas. Adulto mayor para admirar como miles de otros anónimos que viven sus historias en silencio y que quizá no tienen la oportunidad de compartir su sabiduría y experiencia. Conozcamos algo más de Karoline Mayer.

Vino a Chile en 1968, una época en que los sectores populares comenzaban a organizarse: juntas de vecinos, centros de madres, centros comunitarios, clubes deportivos. Se vivía la llamada “revolución en libertad” propiciada por la Democracia Cristiana y uno de sus líderes más emblemáticos, Eduardo Frei Montalva, quien gobernara el país entre 1964 y 1970. Epoca de reforma agraria, de chilenización del cobre y de promoción social. Había vientos de cambio que años después llegarían a generar una convulsión prácticamente irreconciliable, que provocaría el quiebre de la democracia en 1973.

En ese tiempo y espacio arriba a Chile Karoline Mayer, religiosa misionera de la Congregación de las Siervas del Espíritu Santo. Su vocación fue prematura. Ya a los once años tuvo la convicción que ese debía ser su destino. A esa edad escribió una carta para solicitar su ingreso a la Orden Misionera de Steyl, en Holanda. Como era de esperar la respuesta fue negativa. Necesitaba tener al menos catorce (14) años para cumplir con esa ilusión. Esperó y perseveró. Cuando tuvo la edad ingresó al internado, con la complicidad de su padre y la decidida pero finalmente respetuosa negación de su madre. “Yo no quería que mi mamá sufriera, pero tampoco sabía cómo hubiera podido quitarle su sufrimiento. Tuve que obedecer a mi vocación”

Fuente: Comunicaciones Cuaresma de Fraternidad

Documentos
- Testimonio Karoline Mayer - Revisa la entrevista completa aquí (PDF)
 

Videos
- Mensaje Karoline Mayer Cuaresma de Fraternidad



 
NOTICIAS  |  CUARESMA EN TU COMUNIDAD  |  PROTAGONISTAS  |  IMÁGENES DESTACADAS  |  VIDEOS  |  MATERIAL DE CAMPAÑA
Dirección: Echaurren 4, Piso 7, Santiago de Chile
Teléfonos: (56) 229 23 0400 - Fax: (56) 226 96 6080 - Mail: comunicacion@caritaschile.org